América Latina | Sociedad | discriminación | Argentina

Derecho a la privacidad: ¿mi empleador debe saber que tengo VIH?

La pregunta que muchas personas se hacen al recibir el diagnóstico aplica también para compañeros de trabajo y jefes. ¿Cuál es el límite? Lucas Gutiérrez comparte su experiencia.

¿Qué experiencia previa tienes? ¿Te has casado? ¿Piensas tener hijos? ¿Eres portador de alguna enfermedad preexistente? A la hora de aplicar a un trabajo, las preguntas se repiten unas tras otras y el pinponeo pasa del recorrido profesional de cada aspirante hasta su vida personal.

Ahora bien, ¿hasta dónde debemos contestar? En varios países, como Reino Unido, el proceso de selección suele ser diferente. De hecho, no es necesario adjuntar una foto de perfil en el Curriculum Vitae. Importan tus estudios, tu experiencia laboral y tus aptitudes, no tu rostro.

Pero qué sucede cuando consultan, por ejemplo, si eres VIH positivo. ¿Qué tendrías que responder? ¿La repuesta podría condicionarte? ¿Te expondrías a una situación de discriminación o estigmatización?

¿Para qué mi empleador necesita saber si vivo con el virus de VIH? ¿Cuál es su miedo, que lo contagie? ¿Que lo contagie de qué?”, cuestiona el periodista, escritor y performer argentino Lucas Gutiérrez en diálogo con LatamTimes.

A ese empleador primero habría que preguntarle si sabe la diferencia entre contagio y transmisión. Porque el virus del VIH no se contagia, se transmite. Al ser un virus que vive tan poco fuera del cuerpo, necesita un medio específico y una manera para su transmisión”, añade.

A través de su cuenta de Instagram, @lucasfauno81 relata cómo la sociedad trata a las personas portadoras del virus VIH con una misión: ponerle fin a la visiones retrógradas y dañinas que estigmatizan.

En este sentido, el tono de Lucas, portavoz de la comunidad LGBT+, siempre es pedagógico. Hay mucha desinformación dando vuelta.

¿Cómo te agarraste VIH? | Lucas "Fauno" Gutierrez | TEDxLaPlata

Proceso de selección

“Pensemos en dos personas en la misma situación, mismo currículum, mismas skills, todo idéntico, salvo que uno de los dos es VIH positivo. Más allá de todos los análisis que podamos hacer, ¿a quién van a contratar? Lo sabemos”, profundiza. La visión de influencer tiene sentido: los prejuicios también forman parte del proceso de selección de un candidato.

Lucas vive y trabaja en Argentina, donde existen leyes que prohíben que los empleadores invadan la vida privada de sus empleados, pero que pocos respetan. Y eso se extiende a otros ámbitos extra-laborales: “Me acuerdo que en 2018 un banco privado había pre-aprobado a dos sujetos para brindarles préstamos hipotecarios. A un paso de otorgarles el crédito, decidieron pedirles un seguro de vida. Ese seguro requería hacer un test de VIH. Cuando se conocieron los resultados, el préstamo cayó para ambos sujetos. Uno por su resultado, que dio positivo, y otro por negarse a exponerse al test”, describe.

Gracias @coofotografia
View this post on Instagram

Gracias @coofotografia

A post shared by Lucas Gutiérrez (@lucasfauno81) on

Mi expectativa de vida no va a cambiar por el virus del VIH, sino por un sistema social hipócrita, neoliberal, machista y patriarcal. Eso es lo más probable. De esa manera es más peligrosa mi vida, no con el virus del VIH”, afirma el portavoz argentino.

Abandono social

Actualmente en Argentina hay 140.000 personas portadoras del virus. Pero el 30% de ellas desconocen su diagnóstico. “Una persona no se testea y tiene el virus pero no lo sabe, termina en situación de SIDA, le sucede algo y muere. ¿Qué pasa con esa persona? ¿Por qué llegó ahí? ¿Cómo llegó a eso? ¿Qué responsabilidad toma o se hace cargo la sociedad general ante una situación así?”, planeta Lucas.

Amo esto de hacer fotos con ropa. Todo un mundo nuevo para mí. Gracias @niebieski
View this post on Instagram

Amo esto de hacer fotos con ropa. Todo un mundo nuevo para mí. Gracias @niebieski

A post shared by Lucas Gutiérrez (@lucasfauno81) on

Otras veces, las personas se niegan a tomar la medicación correspondiente para no exponerse a la mirada prejuiciosa que recae sobre la enfermedad. “Muchas personas mueren. Y eso no es morir por VIH o morir por SIDA: eso es morir por un estigma y prejuicio social. Entonces, cuando se habla de leyes laborales y demás, siempre se abordan temas que son la punta de un iceberg. Por eso, para mí, es muy importante ahondar de dónde vienen esas raíces”, comparte.

¿Qué sentido tienen los derechos sanitarios si se vulneran otros derechos? “Las personas con VIH no solo necesitan medicación y atención médica, sino también un conjunto de derechos sociales, laborales y humanos que funcionen con eficacia. Sin uno de ellos, los otros no podrían llevarse a cabo. ¿Para qué sirve la medicación, sin el resto de los derechos?”, se pregunta.

Dejá tu comentario