Lifestyle | sexo | juguete sexual | salud

Sexo anal: cinco hábitos que debes incorporar antes y después del coito

Si bien es una de las prácticas sexuales más placenteras, no todos conocen qué precauciones hay que tener en cuenta.

El sexo anal ha sido considerado, a lo largo de la historia, como una práctica erótica promiscua. Pero eso es un mito. Sin embargo, por esta misma causa muchas personas desconocen qué hacer pre y post coito.

El recto y el ano son dos de las zonas más delicadas del cuerpo humano. De hecho, pueden albergar bacterias –como la Escherichia coli- residuos de materia fecal y generar infecciones. Por eso, es necesario tomar precauciones para cuidar tu salud y la de tu pareja sexual.

¿En qué consiste? Se denomina sexo anal al acto de introducir el pene o un juguete sexual en el ano. La higiene y estimulación son claves para disfrutar esta práctica.

pareja-sexo-generica.jpg

Cinco hábitos para incorporar:

-Usar condón: es la mejor forma de prevenir una enfermedad de transmisión sexual. Si tienes sexo anal y penetración vaginal, recuerda cambiar de preservativo entre coito y coito.

preservativo-generica.jpg

-Lavarse las manos antes y después de tener sexo y al cambiar el preservativo (sobre todo si estimulaste el ano con tus dedos o con un juguete sexual).

-Elegir el lubricante adecuado: si bien es ideal para reducir la fricción y que la experiencia sea más placentera, no todos son compatibles con el látex de los condones. Revisa que puedes usarlo con tu preservativo (así no se rompe) y evita los caseros, como vaselina o aceite para bebé.

lubricante-generica.jpg

-Higienizar el ano: después de tener sexo anal debes limpiar la zona con agua y jabón neutro o con toallitas húmedas sin alcohol para eliminar residuos de fluidos sexuales y lubricantes.

-Practicar ejercicios de Kegel: son ideales para fortalecer el suelo pélvico y los músculos que hay alrededor del esfínter anal.

Dejá tu comentario