América Latina | salud | VIH/SIDA | cáncer

Un venezolano se transformó en el segundo paciente del mundo que se curó del VIH

Se trata de un hombre que pasó por un trasplante de células madre y ahora quiere ser un embajador de la esperanza.

Ya son dos los pacientes que se curaron del VIH en todo el mundo. Se acaba de revelar la identidad del segundo caso: Adam Castillejo tiene 40 años, nació en Venezuela y dejó de tener rastros del virus del SIDA en su cuerpo.

El hombre se sometió a un trasplante de células madre y después de 30 meses de haber abandonado el tratamiento tradicional inmunosupresor dejó de estar infectado.

“Buscamos en un número considerable de lugares en donde el VIH le gusta esconderse y prácticamente todos eran negativos, salvo algunos restos fósiles del virus no activo. Es difícil imaginar que se eliminen todos los restos de un virus que infecta a miles de millones de células”, indicó el profesor Ravindra Gupta, autor principal del estudio que anunció la noticia.

La investigación, liderada por la Universidad de Cambridge y publicada en la revista The Lancet HIV, sugiere que los resultados representan una curación del VIH. “Nuestras conclusiones muestran que el éxito del trasplante de células madre como tratamiento del VIH puede reproducirse”, estiman.

sida-sangre-pixabay.jpg

Conocido como el “paciente de Londres” cuando aún estaba en el anonimato, el venezolano acaparó las miradas del mundo y confesó que quiere transformarse en un embajador de la esperanza.

Adam recibió dos diagnósticos que le cambiaron la vida. Primero, a los 23 años, cuando le comunicaron que era VIH positivo. “La sensación de pánico fue inmediata. Fue una experiencia muy aterradora y traumática”, recordó. Años después, cuando le notificaron que tenía cáncer: un linfoma en Etapa 4. “Nunca olvidaré mi reacción ya que una vez más mi mundo cambió para siempre. Una vez más, otra sentencia de muerte”, confesó.

Dado su doble diagnóstico, sus médicos le avisaron que no llegaría a la próxima Navidad e incluso pensó en solicitar una eutanasia. Sin embargo, gracias a la intervención de un amigo, conoció al Dr. Ian Gabriel, un experto en trasplantes de médula ósea para tratar el cáncer, incluso en personas con VIH.

De acuerdo con Gupta, el trasplante de médula es un procedimiento pesado y plantea cuestiones éticas, ya que sólo podría aplicarse a pacientes con algún tipo de cáncer.

Hay que poner en la balanza la tasa de mortalidad de 10% para un trasplante de células madre y el riesgo de muerte si no se hace nada”, advirtió.

FUENTE: Con información de AFP

Dejá tu comentario