Salud | salud | cáncer de pulmón | España

Las personas que pintan, hacen bricolaje y restauran muebles tienen más riesgo de desarrollar cáncer de pulmón

De acuerdo con un estudio reciente, tienen dos veces más chances de enfermarse que aquellos que no realizan estas actividades.

Investigadores españoles llegaron a la conclusión de que las personas que realizan actividades de bricolaje, pintura, modelismo, carpintería casera o restauración de muebles en su tiempo libre, durante diez años o más, tienen doble riesgo de desarrollar cáncer de pulmón que aquellas que no las realizan.

El estudio, publicado en Environmental Research, contó con la participación de 14 hospitales de España, uno de Portugal y varios neumólogos e investigadores de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

Actualmente se estima que la exposición a carcinógenos ocupacionales representa entre el 4 y 24% de las muertes por cáncer de pulmón a nivel mundial.

Las exposiciones a carcinógenos durante las actividades de bricolaje, modelismo, pintura o restauración de muebles son similares a las que ocurren en ciertos lugares de trabajo”, señala Alberto Ruano Raviña, investigador principal, socio de SEPAR y coordinador de Grupo de Referencia Competitiva da Xunta de Galicia en Epidemioloxía e Saúde Pública.

“Muchas de las sustancias que se utilizan en ellas son análogas a las empleadas en las ocupaciones con mayor riesgo de cáncer pulmonar, ya que las personas que las realizan se exponen a disolventes orgánicos, colas, pegamentos, barnices o polvo de madera, con el agravante de que muchas lo hacen durante años, como un hobbie, sin ninguna protección”, explica.

Hasta el momento, la mejor forma de prevenir el cáncer de pulmón sigue siendo no fumar y evitar factores de riesgo. “Si realizan a menudo actividades de bricolaje y otras del estilo, deben hacerlo en lugares con buena ventilación y si es posible empleando medidas de protección”, recomienda el investigador.

El estudio se basó en un cuestionario cara a cara. Al analizar los resultados, los investigadores tuvieron en cuenta el sexo, la edad, el nivel de estudios, el consumo de tabaco y la exposición a radón residencial de 3.000 participantes y llegaron a la conclusión de que las actividades de bricolaje y del tipo hágalo usted mismo (DIY) entrañan riesgo de desarrollar cáncer de pulmón.

El riesgo global de cáncer de pulmón ajustado tras realizar actividades de bricolaje fue del doble, en concreto, de 1,77 veces más respecto a los individuos que las realizaban y, aún mayor, de 2,17 entre los individuos que las habían efectuado más tiempo, durante diez años o más”, afirman los autores.

FUENTE: Con información de Europa Press

Dejá tu comentario