Lifestyle | realeza | Sofía de Suecia | Suecia

Realeza: ¿por qué los medios se regodean con el pasado de Sofía de Suecia?

La princesa trabajó como modelo y stripper en varios clubes nocturnos de Estocolmo y Nueva York. Su historia es digna de una película (y te la contamos).

Hay contradicción y falta de empatía. Muchos medios practican el purple washing (lavado de imagen púrpura): hablan de sororidad, promueven su compromiso con la igualdad de género y cubren marchas cada 8M. Ahora bien, cada vez que pueden eligen títulos efectivos para atraer clics. Sofía de Suecia es víctima del acoso mediático desde que oficializó su relación con uno de los príncipes más codiciados de la realeza.

Quizás cuando aprendamos que el pasado no nos condena y que todos los días tenemos la oportunidad de empezar de nuevo, el mundo será mucho más empático. La princesa tiene un pasado (como todos) y eso no debería escandalizarnos.

sofia-hellqvist-princesa-suecia-04.jpg

¿Quién es la mujer que revolucionó a la sociedad sueca y por qué los medios vuelven una y otra vez sobre su pasado?

Sofía Hellqvist nació el 6 de diciembre de 1984 y es la segunda de tres hermanas mujeres. Creció rodeada de naturaleza en una pequeña ciudad en las fueras de Estocolmo, se educó en una escuela con filosofía Montessori y se destacó por su talento para esquiar.

Apenas terminó sus estudios básicos se mudó a la capital sueca en busca de cierta independencia y más oportunidades. Como no recibía ayuda económica de sus padres, se las rebuscaba para costear sus estudios superiores.

Se desempeñó como camarera, vendedora de ropa y empleada de una compañía de plásticos, hasta que dio sus primeros pasos como modelo.

No hay dudas: Sofía de Suecia representa el estereotipo de belleza hegemónico. Su carrera comenzó a tomar notoriedad cuando la revista para hombres Slitz la eligió como Miss Slitz 2014 y protagonizó una portada desnuda.

sofia-hellqvist-princesa-suecia-06.jpg

Después participó en el reality show Paradise Hotel–que reunía a un grupo de solteros codiciados en un complejo de lujo- y se mudó a Nueva York.

En Estados Unidos comenzó a estudiar contabilidad y trabajó como camarera, profesora de yoga, stripper y tuvo un acercamiento al cine porno. Pero lo que buscaba no estaba en la Gran Manzana y decidió volver a su país natal.

Contra viento y marea

Una noche conoció al príncipe Carlos Felipe, duque de Värmland, y su vida cambió para siempre. Hay dos teorías al respecto: algunos dicen que se conocieron en un club nocturno y otros juran que se vieron por primera vez en un restaurante en el que cenaban con amigos en común.

sofia-hellqvist-princesa-suecia-03.JPG

Los protagonistas jamás contaron qué pasó esa noche (así que puedes escoger la versión que más te guste), pero lo cierto es que nunca más se separaron.

El príncipe Carlos es el segundo hijo de los reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia. Durante años protagonizó los rankings de los solteros más deseados de la realeza, hasta que empezó a salir con Emma Pernald. Estuvieron juntos durante diez años y todos apostaban en que ella sería la nueva princesa.

Nada de eso. No bastó la aceptación de la familia real ni la aprobación de la sociedad sueca: el príncipe la dejó por Sofía.

La llegada de Sofía a la familia real fue escandalosa. Los tabloides se convirtieron en carroñeros de su pasado y la sociedad sueca tomó partido por Emma. Sin embargo, los reyes la recibieron con los brazos abiertos.

sofia-hellqvist-princesa-suecia.jpg

En 2010 se hizo oficial la relación, en 2011 probaron convivencia y en 2014 la Casa Real anunció el compromiso de la pareja.

La noticia no cayó nada bien. Lejos de todos los rumores, el príncipe fue claro: “No había conocido la magia del amor antes de conocer a Sofía”, dijo sin titubear.

El pasado de Sofía se convirtió en un karma social: todo el tiempo le preguntaban por su experiencia como stripper. “Todas esas experiencias me convirtieron en la persona que soy y aunque hoy pienso que hubiera tomado otras decisiones, no me reprocho nada”, repetía.

La boda real

sofia-hellqvist-princesa-suecia-01.jpg

El 13 de junio de 2015, Sofía y Carlos Felipe se casaron en la capilla del Palacio Real de Estocolmo y pasearon en un carruaje tirado por caballos.

En la fiesta, que tuvo lugar en el salón Vita Havet del Palacio, los príncipes cantaron canciones de Coldplay y Rihanna, bailaron con la música del DJ Avicii y tuvieron varios gestos descontracturados.

Luego de la celebración, viajaron a las islas Fiji para pasar su luna de miel.

Después de la tormenta

En todo este tiempo, la royal ha sabido esquivar avalanchas de rumores malintencionados.

sofia-hellqvist-princesa-suecia-02.jpg

En 2016, los príncipes se convirtieron en padres de Alexander Erik Hubertus Bertil, duque de Södermanland; y en 2017, de Gabriel Carl Walther, duque de Dalecarlia.

Actualmente Sofía de Suecia es una de las princesas más queridas de la realeza por su simpatía y sensatez. Está comprometida con la promoción de la salud y el ejercicio físico y preside una organización que lucha contra el bullying.

Hace poco ocupó las portadas de todos los medios porque, conmovida por la pandemia de coronavirus, decidió poner manos a la obra para ayudar al personal sanitario de su país.

sofia-suecia-princesa-coronavirus-hospital-instagram.jpg

Luego de recibir una capacitación express, colaboró con los enfermeros del hospital Sophiahemmet, de Estocolmo. Puntualmente, esterilizó el material sanitario, asistió a pacientes y limpió las instalaciones del nosocomio.

Dejá tu comentario