Lifestyle | realeza | libro | Meghan Markle

Los apodos racistas y sexistas que le pusieron a Meghan Markle en el Palacio de Buckingham

La duquesa de Sussex era tratada de forma cruel y despectiva. Un nuevo libro sobre ella y el príncipe William reveló cómo la llamaban puertas adentro los asistentes de la realeza.

Cada vez que se publica un libro sobre algún miembro de la realeza, los rumores de maltrato salen a la luz. Y el lanzamiento de Finding Freedom (Encontrando la libertad) no es la excepción.

La obra, que saldrá a la venta el 11 de agosto y será publicado en entregas por The Times y The Sunday, cuenta por qué los duques de Sussex decidieron renunciar a la corona británica para ser financieramente independientes.

Una de las hipótesis más fuertes es que los empleados del Palacio de Buckigham trataban a Meghan Markle con desdén y se referían a ella con apodos muy crueles.

Según la investigación de los autores, Omid Scobie y Carolyn Durand, los asistentes reales se referían a ella como la showgirl de Harry (la chica mediática de Harry), en alusión a su pasado como actriz.

La profesión de Meghan repercutió fuerte en la casa real: varios asistentes admitieron su malestar por tener que servir a una actriz de un programa de cable.

finding-freedom-duques-sussex-realeza.jpg

En el libro queda de manifiesto que también era llamada, en tono peyorativo, la duquesa diferente.

Meghan sentía que era tratada como si fuese difícil o una perra debido a prejuicios racistas y sexistas”, señalan los autores.

Sin embargo, el sobrenombre que más lastimaba a la duquesa era Me-Gain (yo gano) en vez de Meghan, en referencia a su carácter ambicioso.

FUENTE: Con información de EFE

Dejá tu comentario