América Latina | Policiales | Argentina | Delitos

Pidió ayuda al 911, pero la encontraron asesinada 16 horas después

"Me están matando", llegó a gritar la víctima cuando se comunicó con el servicio de emergencias de Salta. Era maestra, tenía 48 años y recibió 17 puñaladas.

Rosa del Milagro Sulca llamó al 911 en plena madrugada: “Me están matando”, gritaba con desesperación. No se supo más nada de ella hasta el día siguiente, cuando las autoridades policiales la encontraron asesinada.

La víctima tenía 48 años, era docente y vivía en Salta, Argentina. Cuando se comunicó con el servicio de emergencias, otra mujer interrumpió su pedido de ayuda. “No le haga caso, es mi tía, tiene problemas psiquiátricos”, dijo antes de cortar la llamada.

Como la secuencia le pareció sospechosa al operador, envió un patrullero al domicilio de la maestra. Dos policías tocaron el timbre, nadie contestó y se marcharon. Ahora están acusados de los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y abandono de persona seguido de muerte.

Sulca fue encontrada sin vida 16 horas después. Una vecina amiga de la víctima había llamado al 911 porque no la había visto en todo el día y no contestaba sus mensajes, pero las luces de su casa estaban encendidas.

La principal hipótesis de los investigadores es que se trató de un robo. “Hubo mucha saña, le dieron 17 puñaladas en el pecho”, revelaron.

Además de los dos efectivos policiales, hay otros dos detenidos. Una adolescente de 17 años y un joven de 19 serán imputados por el delito de homicidio criminis causa con alevosía.

Dejá tu comentario