Viajes | niños | coronavirus | recaudar fondos

Tiene 10 años y está haciendo el trayecto Palermo-Londres a pie para abrazar a su abuela

Romeo está recorriendo 2.800 kilómetros junto a su padre para demostrar que se puede viajar de forma más sustentable.

Romeo tenía planificado a visitar a su abuela Rosemary, que vive en Londres, Inglaterra. Pero el confinamiento social por coronavirus pospuso el reencuentro por tiempo indeterminado.

Quiero verla, incluso si tengo que ir a pie”, les dijo el niño de 10 años a sus padres.

La solicitud era un desafío en sí mismo, ya que ellos viven en Italia, pero decidieron apoyarlo para transmitir un mensaje: se puede viajar de forma más sustentable y, al mismo tiempo, ayudar a los demás.

romeo-cox.jpg

Romeo y su padre, el documentalista británico Phil Cox, comenzaron una travesía de 2.800 kilómetros para reencontrarse con Rosemary y recaudar fondos. Están realizando el trayecto Palermo-Londres con medios de transporte sustentables: a pie, en barco o bicicleta.

Ambos están recorriendo la Via Francigena, una antigua ruta que cruza Reino Unido, Francia, Suiza e Italia.

romeo-cox-01.jpg

La idea se me ocurrió durante la cuarentena, sintiendo que mi abuela se sentía mal y sola. Tenía muchas ganas de hacer este viaje y mi padre quería hacer un viaje conmigo. Así que pensamos que podría hacerse de una manera sustentable y divertida. Me importa mucho el medio ambiente, me gusta descubrir, explorar y luego también me gustaría ayudar a los amigos”, explicó el niño.

Más allá del reencuentro con Rosemary, la aventura tiene un fin social: recaudar fondos para comprar 40 tablets y ofrecerles wifi gratuito a los niños refugiados de Sicilia. “Sé que muchos de mis compañeros durante la cuarentena no tuvieron los medios para estudiar. No es justo”, sostuvo.

romeo-cox-04.jpg

Las donaciones que padre-hijo reciban online serán destinadas a Refugee Educations Across Conflicts Trust(REACT), una ONG dirigida por Giovanna Stopponi, activista, documentalista y madre de Romeo.

“No tenemos un calendario de viaje rígido, solo hemos estimado que llegaremos a Londres en los primeros días de septiembre, pero está bien. Me encantaría que supiera tantas cosas sobre el mundo como sea posible, pero no quiero presionarlo”, contó Phil Cox.

romeo-cox-03.jpg

Romeo y su padre comienzan a caminar a las 4:30 de la mañana y recorren 20 kilómetros diarios. A medida que avanzan, van visitando organizaciones que trabajan con refugiados. “Jugué al fútbol con ellos y marqué dos goles. Algunos de ellos tenían historias terribles, pero todos me aceptaron. Me sentí afortunado de tener a mi papá y, a diferencia de ellos, sé que puedo ir a casa en cualquier momento”, reflexionó el niño.

My last evening Napoli and made good friends Piazza Dante. Napoli kids play HARD but I represented my Palermo / London without fear and scored 3!! ⚽️ La mia ultima sera a Napoli, nel più bel campetto di calcio: Piazza Dante! Ho stretto amicizia e trovato validi avversari. I bambini del Napoli giocano FORTE ma io ho rappresentato Palermo e Londra senza paura e ho segnato 3 goal! #romeosbigjourney

Padre e hijo comparten su travesía en la cuenta de Instagram @romeos_big_journey_home. “Los niños deben saber que si preguntan 50 veces como lo hice, hacen un plan y son inteligentes, entonces cualquier cosa puede ser posible. ¿Por qué la fantasía y la aventura tienen que limitarse a películas o libros? ¿Por qué no podemos tener aventuras y hacer realidad fantasías? La mía está sucediendo en este momento”, instó.

Dejá tu comentario