Curiosidades | mascota | Argentina | Buenos Aires

Una familia se mudó y abandonó a su pez: la nueva inquilina casi lo tira a la basura

Camila estaba a punto de sacar la pecera a la calle, pero descubrió que algo se movía a tiempo y le salvó la vida a Cleo.

Lo que parecía una pecera sucia, abandonada y con feo olor resultó ser el refugio de Cleo, un pez que vivía en malas condiciones. Cuando Camila vio la caja de vidrio a lo lejos, sabía que su destino final sería un basurero.

Estaba a punto de sacarla a la calle cuando noté que algo se movía despacito”, relató la joven de 26 años, oriunda de Buenos Aires, Argentina.

En ese entonces descubrió a Cleo en el fondo de la pecera. “Estaba visiblemente debilitado, no sabemos cuánto tiempo pasó sin comer. Supuestamente el encargado del edificio venía cada tanto a alimentarlo, pero cuando alquilé el departamento cambié la cerradura y ya no pudo entrar más”, describió la mujer.

La pecera estaba tan sucia que el pez no se veía. Por esta razón, la joven pensó que estaba vacía. “Cuando me di cuenta de que estaba vivo, puse manos a la obra y fui a un vivero en busca de ayuda. Me dieron un líquido especial, cambié las piedras y limpié la pecera entera. Nunca antes había tenido un pez, así que tuve que googlear mucho. No sabía, por ejemplo, que tenía que dejar parte del agua vieja”, compartió Camila.

Con el tiempo, se contactó con la inmobiliaria para tratar de dar con los antiguos dueños de Cleo, pero no tuvo suerte: lo único que pudo averiguar es que se habían ido del país. “Me enteré que era la mascota de la familia que vivía acá antes, pero se fueron y no se la llevaron. No entiendo por qué lo abandonaron y lo dejaron a su suerte”, reflexionó la joven.

Dejá tu comentario