América Latina | fútbol | prostitución | España

Desbarataron a una red de prostitución que reclutaba futbolistas sudamericanos

Seis jóvenes colombianos y un menor de edad argentino habían viajado a Cádiz con la falsa promesa de probarse en clubes europeos.

La mayoría de los chicos de América Latina fantasean, alguna vez en su vida, con dedicarse al fútbol. Detrás de esas historias, muchas veces, sobrevuela la idea de consagrarse y ayudar a su familia. Los delincuentes lo saben y usan falsas promesas para engañarlos.

En el marco del operativo Promises, la Guardia Civil española desbarató una red de prostitución que reclutaba a futbolistas sudamericanos y los llevaba a España. ¿La excusa? Acceder a pruebas para tener oportunidades en el fútbol europeo.

La investigación se llevó a cabo en el municipio de Cádiz, donde el explotador sexual –que se hacía pasar por un reclutador deportivo- había alquilado una casa en las afueras de la ciudad para prostituirlos. Hay tres personas detenidas.

A raíz del operativo, las autoridades liberaron a siete futbolistas sudamericanos: seis jóvenes de Colombia y un menor de edad de Argentina.

Para intentar dilucidar qué pasaba puertas adentro, las autoridades comenzaron a ganarse la confianza de los chicos a través de los servicios de asistencia social –ya que vivían en condiciones inhumanas y muchas veces mendigaban para poder comer.

https://twitter.com/guardiacivil/status/1270738567971684361

¿Cómo era el modus operandi?

1. Los reclutadores engañaban a los futbolistas y a sus familias con falsas promesas: les ofrecían alojamiento y la gestión de pruebas en distintos clubes del fútbol europeo.

2. Las familias se endeudaban con prestamistas para financiar el aéreo y les cobraban grandes intereses.

3. Cuando los jóvenes llegaban a Cádiz, les retenían la documentación y les quitaban el poco dinero que llevaban encima.

4. Como las pruebas nunca existían y no tenían dinero, los obligaban a protagonizar chats sexuales para cubrir sus gastos.

5. Aparentemente, los trasladaban a otras localidades de Cádiz y Sevilla para que tengan encuentros sexuales. Esto aún está en investigación.

6. Amenazaban a los jóvenes con contarles lo que estaban haciendo a sus familias y los sometían psicológicamente.

Se encontraban en una circunstancia totalmente vulnerable. Estos chiquillos venían como un proyecto futbolístico, los metían en una vivienda y debían pagar una suma fija al mes. Como no podían satisfacer ese dinero porque no tenían empleo y cómo reportarle económicamente, supuestamente obligaban a estos jóvenes a prostituirse”, señaló la alcaldesa Vanesa Beltrán Morales en diálogo con el canal argentino TN.

Dejá tu comentario