Estados Unidos | Estados Unidos | bebés | adopción

Adoptó cuatro hijos y quedó embarazada de cuatrillizos

"Pensábamos que no podía embarazarme", cuenta Maxine Young. Conoce la historia de búsqueda y amor de esta familia de Pensilvania, Estados Unidos.

Maxine y Jacob Young se casaron en 2016 porque tenían un proyecto en común: formar una familia.

Siempre tuve el anhelo de adoptar un hijo y cuando se lo conté a Jake, él se entusiasmó”, se sincera ella.

La pareja estaba dispuesta a adoptar dos hijos, pero el destino tenía otros planes para ellos. “En 2017 iniciamos el proceso de adopción y nos topamos con la historia de tres hermanitos que tenían problemas para ser recibidos en una familia. Nos consultaron si queríamos intentarlo y nos pareció buena idea”, recuerdan.

De un día para otro, los Young pasaron de ser dos a ser cinco. “Fue todo un desafío”, concuerdan.

LEE TAMBIÉN "Me dijeron que me iba a morir y me recomendaron no quedar embarazada"

En paralelo hicieron dos tratamientos de fertilización in vitro (FIV), pero no resultaron: Maxine tuvo dos abortos espontáneos. Luego intentaron una inseminación intrauterina (IIU) y en octubre de 2018 nació Henry, el primer hijo biológico de la pareja.

Mientras se adaptaban a su nueva realidad, recibieron un llamado inesperado: la mamá biológica de sus tres primeros niños acaba de dar a luz a Elliot y no podía hacerse cargo de la bebé.

No tuvieron mucho tiempo para analizar la situación, priorizaron mantener a los hermanos juntos y aceptaron a la pequeña.

maxine-young-usa-02.jpg

“Le dijimos que sí a su hermanita y fue uno de los mejores sí de mi vida. Somos muy cercanas y siempre le digo a Jake que ella es mi verdadera alma gemela”, comparte Maxine.

Los Young sintieron que la llegada de Elliot completó su familia, pero este año su mundo dio un giro inesperado.

En enero me hice un test de embarazo y me sorprendí mucho al ver un resultado positivo porque pensábamos que no podía embarazarme”, admite Maxine.

LEE TAMBIÉN Adoptó un hijo y tuvo que reubicarlo en otro hogar: "Me siento un fracaso como madre"

La sorpresa no había llegado a su clímax: los Young estaban esperando cuatrillizos. “Al principio estaba emocionada, pero eso se convirtió rápidamente en nerviosismo. Los médicos hicieron que pareciera que sería imposible tener cuatro bebés sanos y querían que redujéramos la cantidad. Una vez que aceptamos que sería arriesgado, seguimos nuestro instinto y sentimos que la alegría regresaba”, expresa.

maxine-young-usa-01.jpg

Los cuatro bebés nacieron sanos y se sumaron al clan de los Young, que en cuatro años tuvieron nueve hijos.

Actualmente viven en Berks, Pennsylvania, Estados Unidos, y reconocen que tener una familia múltiple es un desafío. “A pesar del caos, los aspectos positivos de tener una familia numerosa superan con creces a los aspectos negativos”, concluyeron.

QUIZÁS TE INTERESA "Hay que empezar a desterrar la cultura del chirlo a tiempo"

FUENTE: Con información de Newsweek y Good Morning America

Dejá tu comentario