Curiosidades | elefantes | duelo | Sudáfrica

El duelo de los elefantes (imposible no quererlos)

Una periodista viajó al corazón del Parque Nacional Kruger para conocer de cerca cómo actúan los elefantes cuando muere alguien de la manada.

Desde chica guardo datos precisos: sé qué me regalaron cuando nació mi hermana, qué día cumplen años mis ex compañeros de jardín, qué comimos en la Navidad del 98, qué estaba haciendo cuando el segundo avión impactó contra las Torres Gemelas, cuánto tardaron en construir el Taj Mahal y la lista sigue.

Quizás por eso, desde que tengo registro, mi abuela repetía: "Tienes memoria de elefante".

***

elefantes-sudafrica.jpg

En mi viaje por Sudáfrica tuve la oportunidad de estar en contacto directo con los elefantes en el Elephant Sanctuary Hartbeespoort y en el Kruger National Park. De todos los datos curiosos que me contaron los guías y cuidadores, me quedó grabado a fuego cómo transitan un duelo. Y hoy, Día Mundial del elefante, quiero compartirlo contigo:

Cuando algún miembro de la manada muere, los elefantes llevan a cabo un ritual específico:

1. Después de un tiempo prudencial, cuando ya entienden que no hay vuelta atrás, tapan el cuerpo del elefante fallecido con hojas y ramas de árboles para espantar a los carroñeros.

2. Lloran, atraviesan el duelo y se quedan al lado del cadáver hasta que comienza el proceso de putrefacción. En caso de que muera una cría, la madre intenta transportar el cuerpo consigo, con ayuda de su trompa o de sus colmillos, y el resto de la manda permanece acompañándola, unos pasos atrás.

3. Antes de seguir su camino, registran en qué lugar de la sabana queda el cuerpo tendido.

4. Todos los años, en la fecha aniversario, vuelven al lugar para honrar al elefante fallecido, como muestra de que aún lo recuerdan y respetan.

***

Día mundial del elefante
View this post on Instagram

Día mundial del elefante

A post shared by @ cincomotivospara on

Ahora que mi abuela ya no está para decirme que tengo memoria de elefante, creo que siempre tuvo una certeza, típico de las matriarcas: sabía que iba a recordarla, más allá de los años, hasta el último de mis días.

Sucede en todas las especies, en todos los rincones del mundo: las huellas de las matriarcas quedan impregnadas en el corazón de la manada para siempre.

Dejá tu comentario