Estados Unidos | divorcio | racismo | George Floyd

La pareja del policía que mató a George Floyd presentó una demanda de divorcio inédita

Kellie se separó de Derek Chavin un día antes de que el agente fuera acusado por homicidio en tercer grado. La mujer renunció a un derecho y exigió dos condiciones.

Quiere cambiar de nombre. Kellie Chauvin se impresionó al ver las imágenes de su marido presionando el cuello de George Floyd, el afrodescendiente que falleció por asfixia bajo custodia policial en Minneapolis, Estados Unidos. Ya no quiere llamarse Chauvin.

Kellie es esposa de Dereck Chauvin, el policía acusado de matar a Floyd el 25 de mayo pasado. Tres días después del brutal arresto y un día antes de que su marido fuera acusado por homicidio en tercer grado, se separó y acaba de solicitar el divorcio.

El matrimonio no puede ser salvado, estamos ante una ruptura irremediable”, anunció Amanda Mason-Sekula, la abogada de la mujer.

george-floyd-02.jpg

Kellie llegó a Estados Unidos cuando era una niña, como refugiada de Laos, y ganó el concurso de belleza Mrs Minnesota en 2018. En ese entonces, brindó un discurso de agradecimiento y se refirió a su esposo: “Bajo todo ese uniforme es un dulce, muy caballero”.

Además del divorcio, la demandante pidió un cambio de nombre para dejar de usar el apellido que dio vuelta al mundo y que es repudiado en cada manifestación anti-racismo. “Ella está buscando un cambio de nombre solo por esta disolución del matrimonio. No busca un cambio de nombre para defraudar y/o engañar a los acreedores o a cualquier otra persona, ni es una delincuente”, argumenta el documento presentado por su abogada.

derek-kellie-chauvin.jpg

La mujer trabajaba como corredora inmobiliaria y actualmente está sin empleo. No obstante, no quiere recibir la manutención económica que le corresponde. “Es totalmente capaz de mantenerse a sí misma. No necesita manutención conyugal y renuncia a su derecho a recibir manutención conyugal temporal o permanente del demandado”, se lee en el expediente.

El objetivo de Kellie es quedarse con la titularidad de una casa en Oakdale y otra en Florida, ambas vandalizadas por manifestantes.

Está devastada por la muerte del señor Floyd y expresa su más sentido pésame a su familia, a sus seres queridos y a todos los que sufren esta tragedia”, compartió la letrada.

FUENTE: Con información de The Daily Mail

Dejá tu comentario