América Latina | crianza | niños | salud

Niños, angustia y estrés: ¿cuándo pedir ayuda profesional?

La psicóloga perinatal Carolina Mora considera que para orientar a los chicos es necesario revisar qué les está sucediendo a los adultos.

Los niños expresan desregulaciones emocionales todo el tiempo. Los berrinches, que muchas veces desconciertan a los adultos, son una de las formas posibles que tienen para contar lo que les pasa. Ahora bien, ¿qué sucede cuando los desbordes emocionales se dan con frecuencia? ¿Cómo acompañarlos?

“En este contexto particular, marcado por el estrés y la crisis por la pandemia de coronavirus y su consecuente confinamiento social, es más probable que los niños estén estresados y manifiesten sus desregulaciones emocionales con angustia, llanto y momentos de enojo”, advierte la psicóloga argentina Carolina Mora (MN 51.676) en diálogo con LatamTimes.

A través de su cuenta de Instagram y de su fanpage de Facebook, realiza divulgación científica: comparte con más de 44.500 seguidores información sobre embarazo, parto, puerperio, crianza, salud mental, lactancia, destete y técnicas de reproducción humana asistida.

A su vez, brinda talleres y acompaña a cuidadores, madres y padres con su libro ¡Teta mamá!.

libro-teta-mama-carolina-mora.jpg

La psicóloga trabaja para favorecer vínculos saludables e infancias respetadas. “Confío plenamente en el poder preventivo que tiene la intervención de los profesionales en la salud psíquica/emocional de las familias, sobre todo cuando se parte desde una mirada amorosa, centrada en las necesidades vinculares de los niños y las niñas”, sostiene.

Según Mora, para ayudar a los chicos es clave identificar qué les está sucediendo a los adultos. “A veces, las consultas son necesarias para acompañar a los educadores y brindarles herramientas para que puedan entender las necesidades de los niños, ya sea para abordar sus desregulaciones emocionales o solucionar conflictos de convivencia”, afirma.

En este sentido, la especialista en crianza considera que una consulta se vuelve necesaria cuando los adultos creen que hay algo que se les está yendo de las manos, cuando no saben cómo reaccionar ante diferentes situaciones y cuando se sienten perdidos.

Parece una obviedad, pero no lo es. En un sistema de salud como el nuestro, en el que durante todo el embarazo acudimos (en condiciones habituales) a chequeos médicos al menos una vez al mes y seguimos la misma frecuencia con los controles pediátricos, la salud mental materna es dejada de lado sistemáticamente. Tenemos controles de peso, de presión, ecografías y análisis de sangre, pero son muy pocos los obstetras/pediatras que contemplan aspectos emocionales y anímicos como parte de la salud integral. Nos preguntan por antecedentes de salud física personales y familiares, pero no tienen en cuenta antecedentes psicologicos ni psiquiátricos. ..La salud no es solo física, la salud es salud integral: del cuerpo, del psíquismo e incluso tiene en cuenta aspectos como economía y vínculos. Sabemos que el embarazo y el postparto no son factores protectores de la salud mental, por el contrario son momentos de mayor vulnerabilidad y grandes oportunidades para abordar conflictos previos que se re actualizan. Sabemos que de las mujeres que padecen alguna patología de salud mental durante el embarazo y el postparto, un 75% no reciben diagnóstico oportuno. Sabemos que la ansiedad, el estrés y cuadros como la depresión pueden impactar en el desarrollo del embarazo incluso aumentando el riesgo de patologías como hipertensión o amenaza de parto prematuro. Sabemos además que cuadros de salud mental no tratados de forma oportuna o idónea afectan la capacidad de respuesta materna y pueden afectar a largo plazo el vínculo. ..Contamos con herramientas de screening sencillas y rápidas, como la escala de Edimburgo. Contamos con psicólogas y psiquiatras con formación específica en el área Perinatal. Necesitamos que la especialidad llegué a los centros de salud e instituciones públicas y privadas, para que acceder no sea un privilegio sino un derecho. LA SALUD MENTAL MATERNA es salud para el infante, es salud familiar y es salud para la sociedad entera. ..¿Sintieron apoyo durante sus embarazos y puerperios? #noeresmalamadre #lasaludmentalmaternaimporta #psicologiaperinatal
View this post on Instagram

Parece una obviedad, pero no lo es. En un sistema de salud como el nuestro, en el que durante todo el embarazo acudimos (en condiciones habituales) a chequeos médicos al menos una vez al mes y seguimos la misma frecuencia con los controles pediátricos, la salud mental materna es dejada de lado sistemáticamente. Tenemos controles de peso, de presión, ecografías y análisis de sangre, pero son muy pocos los obstetras/pediatras que contemplan aspectos emocionales y anímicos como parte de la salud integral. Nos preguntan por antecedentes de salud física personales y familiares, pero no tienen en cuenta antecedentes psicologicos ni psiquiátricos. . . La salud no es solo física, la salud es salud integral: del cuerpo, del psíquismo e incluso tiene en cuenta aspectos como economía y vínculos. Sabemos que el embarazo y el postparto no son factores protectores de la salud mental, por el contrario son momentos de mayor vulnerabilidad y grandes oportunidades para abordar conflictos previos que se re actualizan. Sabemos que de las mujeres que padecen alguna patología de salud mental durante el embarazo y el postparto, un 75% no reciben diagnóstico oportuno. Sabemos que la ansiedad, el estrés y cuadros como la depresión pueden impactar en el desarrollo del embarazo incluso aumentando el riesgo de patologías como hipertensión o amenaza de parto prematuro. Sabemos además que cuadros de salud mental no tratados de forma oportuna o idónea afectan la capacidad de respuesta materna y pueden afectar a largo plazo el vínculo. . . Contamos con herramientas de screening sencillas y rápidas, como la escala de Edimburgo. Contamos con psicólogas y psiquiatras con formación específica en el área Perinatal. Necesitamos que la especialidad llegué a los centros de salud e instituciones públicas y privadas, para que acceder no sea un privilegio sino un derecho. LA SALUD MENTAL MATERNA es salud para el infante, es salud familiar y es salud para la sociedad entera. . . ¿Sintieron apoyo durante sus embarazos y puerperios? #noeresmalamadre #lasaludmentalmaternaimporta #psicologiaperinatal

A post shared by Carolina Mora (@carolinamora.psicologa) on

“Desde el punto de vista de los niños, hay algunos indicadores que observar: si presentan angustia o desbordes emocionales con bastante frecuencia o intensidad, si luego de un episodio conflictivo les cuesta mucho volver a la calma, si manifiestan miedo extremo o si hay sintomatología, como la pérdida de control de esfínteres cuando ya estaba instalado”, explica la psicóloga.

Muchas veces, las manifestaciones de los chicos están relacionadas con la manera en la que los adultos actúan o reaccionan ante los desbordes. “Estamos hablando de un sistema de regulación vincular, por lo tanto, el comportamiento de los niños es muy sensible a la respuesta de los adultos. Cuando los desbordes superan a los cuidadores, es bueno hacer una consulta y recibir la orientación necesaria, más que nada para poder acompañar a los chicos de forma saludable durante su crecimiento”, concluye.

Carolina Mora estudió Psicología en la Universidad de Buenos Aires, Argentina (MN 51.676) y realizó un posgrado en Psicología Perinatal en el Centro Interdisciplinario Investigaciones en Psicología Matemática y Experimental del CONICET. Además, es doula (Paramana Doula) y miembro de Nacer Juntos Psicología Perinatal. Publicó el cuento para niños ¡Teta Mamá!: acompañando el destete respetuoso (Editorial Cien Lunas), disponible en Argentina y Uruguay.

Dejá tu comentario