América Latina | crianza | berrinches | niños

"Los berrinches son la construcción de una identidad"

La pediatra Sabrina Critzmann propone entender qué intentan manifestar los niños con sus rabietas. "Son el camino para crear límites", afirma.

Un niño se enoja, llora, se tira al suelo. Una niña se fastidia, escupe la comida y patalea. Une niñe se frustra cuando le impiden subirse a la escalera mecánica de un centro comercial y grita sin parar. Todos estos berrinches son sanos y necesarios.

Las rabietas son una manifestación de una emoción, una manera de comunicar algo que está pasando. Si bien suelen ser vistos como algo violento o desprolijo, en realidad son mensajes”, explica la pediatra y puericultora argentina Sabrina Critzmann (MN 148.279) en diálogo con LatamTimes.

A través de su cuenta de Instagram y de su fanpage de Facebook, la médica realiza divulgación científica: comparte con más de 170.000 seguidores información sobre crianza, lactancia, destete y alimentación complementaria.

A su vez, brinda talleres y acompaña a cuidadores, madres y padres (mapadres, como los llama) con su libro Hoy no es siempre, una guía pediátrica para una crianza respetuosa.

libro-sabrina-critzmann-hoy-no-es-siempre.jpg

En alguna etapa de su vida, todos los niños, de alguna manera, van a pasar por el berrinche. “Es sumamente normal y saludable porque habla de que esos niños están creciendo”, sostiene Critzmann.

Ahora bien, ¿los chicos que hacen berrinches son malcriados o tienen poca atención de sus padres? “Para nada, estas manifestaciones son una manera de empezar a construir un lenguaje y comunicar lo que les está pasando. Los adultos también hacemos berrinches: muchas veces nos desbordamos y no tenemos las herramientas emocionales que nos ayudan a enmarcar ese sentimiento”, plantea.

▶️No, nadie sabe mucho de crianza. Estudiamos, nos formamos, leemos infinitos autores y autoras que nos aportan su mirada. Creamos nuevos paradigmas. Pero SABER, quien dice SABER...no..▶️¿Qué es "criar bien"? Podemos aventurar algunos puntos: biencriar es partir desde el amor, el respeto y el deseo. Reconocer al niño como persona. No hacerles o decirles cosas que no nos gustaría que nos hicieran o dijeran a nosotros..▶️¿Y después? Después viene la singularidad, lo que tendrá que descubrir cada familia. Ninguno de los que escribimos sobre crianza puede decirle a una familia como criar, porque no conocemos toda su realidad, porque los "tips" son efímeros, porque lo que me funciona a mí no le funciona a otro..▶️Porque criar es navegar entre la propia infancia y sus angustias y alegrías, la historia propia repensada, las voces externas informando u opinando, y esa mano pequeñita y esa carita sonriente que nos muestra un nuevo camino....▶️En las aventuras hay desafios y éxitos. Hay agotamiento, hay tragedia. Hay aciertos. Hay "hago lo que puedo". Y ese hago lo que puedo, desde el amor y el respeto, es lo que hacemos todos. No hay fórmulas mágicas. Solo una pila de amor, y un día nuevo mañana ♥️..#HoyNoEsSiempre #crianzaSC

La pediatra promueve la crianza respetuosa y propone ver a las rabietas como una oportunidad. “Cuando decimos que los berrinches son sanos no estamos hablando de una crianza sin límites, porque los límites son necesarios: son el marco seguro por el cual se desplaza una persona. Por eso, lo ideal es ir construyéndolos a medida que los niños van creciendo, en relación a sus tiempos, a su ámbito familiar y a sus actividades. No es que no tiene que haber límites; sí tiene que haber, pero construidos amorosamente. Los berrinches, en definitiva, son la construcción de una identidad y el camino para crear límites”, define.

Sabrina Critzmann estudió Medicina en la Universidad de Buenos Aires, Argentina (MN 148.279) y se formó como pediatra en el Hospital General de Niños Pedro de Elizalde (ex Casa Cuna). Además, es puericultora, consultora de Porteo Ergonómico y estudia para ser Consultora Internacional de Lactancia Materna y Educadora de Masaje Infantil. Publicó el libro Hoy no es siempre, una guía pediátrica para una crianza respetuosa (Editorial Planeta), también disponible en ebook.

Dejá tu comentario