coronavirus | Italia | salud

Coronavirus: "Tenemos que elegir a quién tratar y a quién no, como en las guerras"

Un anestesiólogo contó en primera persona cuál es la dramática situación que se vive en uno de los hospitales con mayor número de infectados del país.

El testimonio de Christian Salaroli conmociona al mundo. El anestesiólogo trabaja en el hospital Papa Giovanni XXII de Bérgamo, Italia, uno de los centros con mayor número de infectados por coronavirus.

La epidemia está haciendo estragos en el norte del país: más de 460 muertos y 9.100 casos confirmados de la enfermedad que tiene en vilo al mundo.

No se imaginan lo que está pasando aquí. Elegimos a quién tratar y quién no, según la edad y las condiciones de salud, como en todas las situaciones de guerra”, admitió el médico.

El protocolo para atender a los pacientes con COVID-19 es el siguiente: aquellos que tienen insuficiencia respiratoria permanecen en una habitación especial con 20 camas, el resto sigue con atención domiciliaria.

“A la mañana un reanimador pasa con el personal de primeros auxilios y hace una evaluación. Además de la edad y el estado general, los profesionales analizan la capacidad del paciente para recuperarse de una operación de cuidados intensivos”, relató Salaroli.

Luego se decide quién ingresa a cuidados intensivos. “No todos los pacientes están intubados porque no hay recursos para todos. Aquellos con los eliges continuar son intubados y colocados boca abajo, porque esta maniobra puede favorecer la ventilación de las áreas inferiores del pulmón”, describió el anestesiólogo.

coronavirus-generica-thomas-samson-afp.jpg

Los pacientes con enfermedades cardiorrespiratorias graves o coronarias, los adultos mayores de entre 80 y 95 años con insuficiencia respiratoria grave y las personas con falla multiorgánica de más de tres órganos vitales son evaluados con especial atención. “Por lo general no se avanza con ellos porque es poco probable que sobrevivan a la fase crítica. Significa que tienen una tasa de mortalidad del 100%. En ese caso no se puede hacer nada”, explicó el médico.

Aunque la resolución de quién sigue con tratamiento y quién no es cruda, responde a la emergencia que provocó el coronavirus en el país. “Algunos médicos quedan destrozados porque tienen que decidir el destino de un ser humano. Muchos otros están desbordados: a la carga de trabajo se suma la carga emocional, que es devastadora. Vi llorar a enfermeras con 30 años de experiencia, personas que tienen crisis nerviosas y de repente tiemblan. Ustedes no saben lo que está pasando en los hospitales”, compartió Salaroli.

El médico pidió toma de conciencia. “Quédense en sus casas. No me canso de repetirlo. La mejor respuesta a este virus es dar vueltas por la calle, no salgan”, recomendó.

FUENTE: Con información de Corriere della Sera

Dejá tu comentario