coronavirus | Estados Unidos | salud

La primera voluntaria para el estudio de la vacuna contra el coronavirus compartió su testimonio

"La posibilidad de que yo tenga que ver con ayudar a salvar vidas es enorme", aseguró Jennifer Haller.

La vacuna experimental contra el coronavirus es una esperanza para todo el mundo. Ayer se aplicó por primera vez a una de las 45 personas que se ofrecieron de forma voluntaria a participar del estudio: la dosis será testeada en humanos, no en animales.

Las grandes potencias del mundo están detrás de la fórmula capaz de proteger a la humanidad de la pandemia, que ya se cobró la vida de 7.126 personas a nivel global.

“Estoy dispuesta, estoy lista”, dijo la primera mujer en recibir la vacuna mARN-1273 del laboratorio Moderna, de Estados Unidos.

A Jennifer Haller le aplicaron una inyección con un ARN mensajero que no la expone al virus, en el Kaiser Permanente Washington Health Research Institute, en Seattle.

Todos nos sentimos muy indefensos. Esta es una gran oportunidad para hacer algo”, aseguró la mujer de 43 años. Su motivación es ser parte del descubrimiento que podría ayudar a millones de personas.

primera-vacuna-coronavirus-trabajando-ted-s-warren-ap.jpg

Haller es gerente de operaciones de una compañía tecnológica y formará parte del grupo de 45 voluntarios sanos que recibirán dos dosis, cada una con un mes de diferencia.

Estoy orgullosa de mí y agradecida por el privilegio que tengo de poder hacerlo. Estoy saludable, tengo un salario, una empresa flexible, amigos y familia que me apoyan. Mi preocupación es por la gente que trabaja por hora y sus vidas serán severamente afectadas”, compartió.

Como la vacuna no contiene al coronavirus en sí, ninguno de los voluntarios está en riesgo de contraer COVID-19, aunque sí podrían experimentar efectos adversos.

“A diferencia de una vacuna normal, las vacunas de ARN funcionan al introducir una secuencia de mARN (la molécula que le dice a las células qué construir) que está codificada para un antígeno específico de la enfermedad. Una vez producida dentro del cuerpo, el sistema inmunitario reconoce el antígeno, preparándose para luchar contra lo real”, especifica un paper confeccionado por la Universidad de Cambridge.

En caso de que la vacuna sea exitosa, recién estaría disponible dentro de 12 a 18 meses. “La posibilidad de que yo tenga que ver con ayudar a salvar vidas es enorme. Si esta no es la vacuna correcta, por lo menos soy parte del proceso para estar más cerca de ayudar a la gente”, concluyó la primera voluntaria en recibir una dosis.

FUENTE: Con información de AP

Dejá tu comentario