Salud | coronavirus | China | salud

"El Partido Comunista Chino ocultó que el coronavirus se filtró de un laboratorio y es sintético"

La principal hipótesis del documental "El origen del coronavirus de Wuhan" sostiene que es improbable que el SARS-CoV-2 sea de origen natural.

Hace tiempo que se escucha, por lo bajo, un rumor que desconcierta: el coronavirus se creó en un laboratorio.

De acuerdo con el gobierno de China, la pandemia comenzó en un mercado de animales de Wuhan, epicentro de la enfermedad. Sin embargo, El origen del coronavirus de Wuhan desmiente la información oficial.

El documental, que como su nombre lo indica indagó sobre el origen del SARS-CoV-2, apunta a un laboratorio de bioseguridad nivel 4 del Instituto de Virología de Wuhan.

El virus podría haber sido un diseño o recombinación de fragmentos de distintos virus para facilitar su ingreso a los humanos”, indica la principal hipótesis.

La investigación, liderada por el periodista Joshua Philipp, puede verse completa en el canal de YouTube Crossroads del periódico The Epoch Times.

1st documentary movie on the origin of CCP virus, Tracking Down the Origin of the Wuhan Coronavirus

El documental sostiene que es improbable que el origen del coronavirus sea natural: hay pruebas científicas que demuestran que los primeros casos de coronavirus no se dieron en el mercado de Wuhan.

Cuando el gobierno chino dio a conocer la enfermedad, ordenó el cierre y desinfección del mercado de mariscos –según dijo, para evitar la propagación del virus. Para la investigación de Philipp, en cambio, se trató de la destrucción de la escena del crimen.

“33 de las 585 muestras ambientales del mercado de Wuhan revelaron contenidos del ácido nucleico del nuevo coronavirus. El virus fue exitosamente aislado, lo cual sugiere que se originó en animales salvajes que se vendían en el mercado”, había anunciado el Instituto de Virología del Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades de China (CCDC).

Artítuclos de Science y The Lancet desafiaron ese comunicado. “El mercado podría no haber sido la fuente del nuevo coronavirus que se disemina globalmente”, publicaron. Sean Lin, ex director de la rama de virus del Instituto Militar de Investigación Walter Reed (WRAIR), analizó los documentos y señaló que más de un tercio de los primeros infectados no tuvieron ningún tipo de contacto con el mercado.

mercado-wuhan-china-coronavirus-afp.jpg

Daniel Lucey, epidemiólogo de la Universidad de Georgetown, alertó que el primer caso de coronavirus, por el período de incubación, tendría que haber sido noviembre de 2019. “El virus tendría que haber llegado al mercado antes de haber salido”, apuntó.

Por su parte, Gordon Chang, experto de Asian Affairs, alertó que las cifras de nuevas infecciones y muertes que publica China son sospechosas. “Sabemos que Beijing suprimió información sobre la pandemia durante seis semanas y luego, cuando lo reconocieron, comenzaron una campaña de eliminación de información”, denunció.

laboratorio-generica.jpg

En la segunda parte del documental, La misteriosa secuencia genética, los detalles científicos indican que el virus no fue de transmisión natural de una especie a otra ni de origen espontáneo, sino sintético.

Numerosos investigadores internacionales confirmaron en BLAST, una plataforma del Instituto Nacional de Salud (NIH) de los Estados Unidos, que el virus tiene un 88% de similitud con cepas de murciélagos, un 79% con el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Grave, también originado en China) y alrededor de un 50% con el MERS (Síndrome Respiratorio de Medio Oriente).

A su vez, detectaron que la proteína de la punta del coronavirus –que es la que le permite ingresar al cuerpo humano- es igual a la del SARS.

coronavirus-beijing-china-kevin-frayer-getty-images.jpg

Es difícil ver una proteína que sea 100% idéntica cuando un virus pasa de una especie a otra. Eso puede sugerir que quizá el virus fue generado por un proceso de ingeniería inversa”, interpretó Sean Lin.

Judy A. Mikovits, bióloga molecular y ex directora del Laboratorio de Mecanismos Antivirales del Instituto Nacional de Cáncer (NCI) de los Estados Unidos, coincidió con el experto: “No es posible que sea una mutación natural. Casi con certeza es un evento de recombinación de laboratorio”, dijo.

El periodista a cargo de la investigación recordó que el Comité de Salud de Hubei había prohibido la publicación de información sobre las muestras, estudios y datos asociados al coronavirus. “Se deben destruir las muestras actuales del virus”, habían ordenado.

shi-zhengli-wuhan-microbiologa-china-weibo.jpg

En la tercera parte del documental, Los descubrimientos de la doctora Shi Zhengli, la hipótesis principal deja poco espacio para las dudas: el SARS-CoV-2 probablemente es un producto de laboratorio y, por error, se escapó de su ámbito de contención.

Shi Zhengli es una microbióloga que investiga la asociación entre murciélagos y coronavirus. De hecho, halló cómo el coronavirus pasa de otras especies a los humanos.

Según Philipp, Zhengli trabaja en el área de virus sintéticos del Instituto de Virología de Wuhan desde 2015 y su laboratorio cuenta con los recursos necesarios para manipular estos microorganismos.

coronavirus-generica-thomas-samson-afp.jpg

Luego de analizar varias investigaciones que la microbióloga realizó durante la epidemia del SARS del 2003, Mikovits detectó que Shi prueba o apoya con fuerza la hipótesis de que no es posible que el coronavirus causante del COVID-19 se haya generado en una transmisión zoonótica natural, sino que tuvo que provenir de un ambiente hospitalario, de laboratorio.

El PCC violó las regulaciones internacionales de salud, Estados Unidos y la comunidad internacional deben recuperar su sentido y tomar medidas. Cada vez que el coronavirus vuelva, cada persona que mate, cada persona a la que dañe, será directamente atribuible al PCC”, concluye El origen del coronavirus de Wuhan.

Dejá tu comentario