El Mundo | castración química | Delitos | Kazajistán

Zoya Manaenko es enfermera y castra químicamente a pederastas: "Es la decisión correcta"

La mujer trabaja en la cárcel de Ust-Kamenogorsk y se encarga de inyectar antiandrógenos a violadores y pedófilos.

La castración química está autorizada en Kazajistán desde 2018, cuando las autoridades del país aprobaron este método para castigar a violadores, pederastas y pedófilos.

Zoya Manaenko es una de las enfermeras que está cargo de las castraciones químicas que se llevan a cabo en la cárcel de Ust-Kamenogorsk y explica cómo funcionan.

La mujer tiene casi 50 años de experiencia y sostiene que el procedimiento es adecuado. “Cometen crímenes terribles contra los niños, por lo tanto, es la decisión correcta”, defiende.

zoya-manaenko-enfermera-kasajistan-castracion-quimica.jpg

En Kazajistán, la castración se ordena luego de realizarles pericias psicológicas a los acusados. ¿Cómo es el tratamiento? Se aplican inyecciones con antiandrógenos esteroideos en el glúteo de los detenidos cada doce días. Antes de cada inyección, ellos deben firmar una orden para aceptar la condena.

La efectividad de la castración química está en discusión en muchos países, ya que el tratamiento no evita los delitos sexuales.

Los convictos vienen aquí por decisión judicial y estas son mis obligaciones profesionales. No hay emociones de mi parte. Los delincuentes necesitan saber que cualquier delito será castigado y deben tener en cuenta que existe un castigo por estos crímenes”, considera la enfermera.

FUENTE: Con información de Daily Star

Dejá tu comentario