América Latina | Brasil | animales | Buenos Aires

La nueva vida de Mara, la elefanta liberada de un ex zoo argentino

Reside en un santuario ubicado en Mato Grosso, Brasil, y comenzó a interactuar con sus compañeras.

Mara nació en India y viajó a Sudamérica para crecer encerrada: primero fue atracción en un circo y luego en el ex zoológico de Buenos Aires, Argentina. Ahora vive sin rejas de por medio en una reserva de Mato Grosso, Brasil.

El camino hacia la liberación no fue sencillo. Para llegar su nuevo hogar, la elefanta tuvo que viajar parada, vía terrestre, durante cuatro días. En el marco de la pandemia de coronavirus, Argentina y Brasil debieron reabrir su frontera para dejar pasar a Mara.

elefante-mara-global-sanctuary-for-elephants-01.jpg

Cuando llegó al santuario de elefantes donde pasará el resto de su vida –como creció en cautiverio no puede volver a su hábitat natural-, se tomó 50 minutos para salir de la caja metálica en la que había sido trasladada.

Mara Needs a Nap

“Después de un largo viaje, comenzó a conocer su nuevo hogar, un predio de 10.000 hectáreas de vegetación y animales de su misma especie”, informó el equipo a cargo de su cuidado.

¡Mara sigue conociendo a sus compañeras! Hoy amaneció con Rana. Están interactuando muy bien y son muy sociables. ¡Estamos muy contentos de que la adaptación de Mara sea tan positiva! #ElCaminoDeMara

Hacía por lo menos 25 años que la elefanta no pisaba hierba ni pastaba. “Mara está conociendo a sus compañeras, Rana y Maia. Ambas viven en el santuario y ya le dieron la bienvenida. Las tres están interactuando bien y son muy sociables.”, informaron.

¡Mara sigue conociendo a sus compañeras! Hoy amaneció con Rana. Están interactuando muy bien y son muy sociables. ¡Estamos muy contentos de que la adaptación de Mara sea tan positiva! #ElCaminoDeMara

Mara es una elefanta asiática y hacía 40 años que no interactuaba con animales de su misma especie. “Rana está especialmente emocionada con la llegada de Mara. Cuando la vio, vocalizó muy fuerte, nunca la habíamos visto reaccionar de esa manera. Después de oír fuertes vocalizaciones, creemos que, tal vez, sus caminos se han cruzado en algún momento en el pasado”, detalló el staff del santuario.

Esta tarde abrimos o portão que separava Mara de Rana. Após fortes vocalizações ontem à noite e hoje pela manhã, pensamos que, talvez, seus caminhos tenham se cruzado em algum momento no passado. Como estavam tranquilas e amáveis, sentindo que Mara já estava pronta, permitimos que ficassem juntas. O que aconteceu com Mara hoje, em seu terceiro dia no Santuário, é uma prova inegável do que sempre dizemos:- Independente de como foi a vida de um elefante em cativeiro, ainda guardam em seus corações, os elefantes que foram um dia.Agora Mara poderá, finalmente, brilhar

Los cuidadores creen que independientemente de su vida en cautiverio, los elefantes recuerdan sus primeros años libres: “Todavía tienen en sus corazones a esos elefantes que alguna vez fueron”.

elefante-mara-santuario.jpg

Haz clic aquí para conocer cómo fue el traslado de la elefanta.

Dejá tu comentario