Estados Unidos | animales | adopción | perro

Un niño adoptó a una perra con labio leporino y su vida cambió rotundamente

Bentley Boyers descubrió a Lacey en un refugio para animales y la eligió por una razón especial: él también tiene labio leporino.

Los planes de la familia Boyers cambiaron de un segundo a otro: Brandon llevó a su hijo Bentley a un refugio de animales de Jackson, Michingan, Estados Unidos.

El objetivo era sumar gallinas y pollitos a la granja familiar, pero el niño llevó su atención a una perra.

Bentley tiene dos años y nació con labio leporino, una anomalía congénita que genera un corte, separación o hendidura en el labio superior.

En el caso del niño, el labio leporino le trajo consecuencias en su alimentación. “Tuvimos que sentarlo, alimentarlo y mantener sus labios juntos para que pudiera comer, así que fue un proceso duro. Todo era un suplicio y provocó consecuencias en su crecimiento y desarrollo”, explicó su mamá.

bentley-boyers-niño-perra-labio-leporino.jpg

Cuando Bentley se cruzó con la perra en el refugio de animales, estalló de alegría: la mascota también tenía labio leporino y se sintió identificado.

No estábamos buscando un perro, pero nos cruzamos con Lacey y no pudimos resistirnos. Le pregunté a la encargada del refugio si estaba en adopción y me respondió que sí, que ella creía que mi hijo y la perra estaban destinados a encontrarse”, contó Brandon.

La interacción con Lacey cambió la vida de Bentley. “Verlo tener algo en común con un cachorro significa mucho. Está loco de felicidad, le encanta esta cachorra. Lacey es su todo ahora”, compartió la madre del niño.

FUENTE: Con información de News 10

Dejá tu comentario