Curiosidades | agua | animales | Australia

Australia sacrificará a 10 mil camellos para combatir la sequía

Las autoridades confirmaron que un grupo de francotiradores matará a los animales porque están poniendo en riesgo el acceso al agua de las comunidades aborígenes locales.

Los camellos consumen mucha agua a diario para sobrevivir, y este hábito se convirtió en un problema para Australia. Las autoridades han decidido sacrificar a 10.000 ejemplares salvajes para paliar la sequía que se está extendiendo por todo el país.

Según trascendió, esta iniciativa forma parte de un plan integral para combatir la catástrofe ambiental que azota a la región desde septiembre del año pasado. En los últimos cuatro meses, debido a los incendios forestales, Australia perdió varias hectáreas de bosque –el equivalente a todo el territorio de Irlanda. La sequía no ayuda.

La medida fue tomada por dirigentes aborígenes de los territorios de Anangu Pitjantjatjara Yankunytjatjara (APY), quienes argumentaron que los camellos beben demasiada agua y que en este momento deben preservar los acuíferos de los que dependen sus comunidades.

APY Lands - Anangu Pitjantjatjara Yankunytjatjara

Please see Urgent and Important Notice re Feral Animal Kill across the APY Lands

Posted by APY Lands - Anangu Pitjantjatjara Yankunytjatjara on Monday, January 6, 2020

Los 10.000 camellos serán asesinados a tiros por francotiradores profesionales que dispararán desde helicópteros provistos por el Departamento de Medio Ambiente y Agua (DEA).

Si bien los camellos no son una especie nativa australiana, actualmente hay más de 1.200.000 ejemplares salvajes. Como la sequía es una constante en los últimos meses, muchos de ellos se ven obligados a destruir cercados y acercarse a núcleos habitados por seres humanos para acceder a las reservas de agua.

camello-desierto-01-generica.jpg

En medio de la desesperación, algunos animales mueren producto de las estampidas que ellos mismos generan para beber agua y los cadáveres contaminan ríos y lagos.

El gobierno australiano estima que el daño que la especie provoca en humedales, fuentes de agua y vegetación nativa está valuado en 10 millones de dólares anuales.

Dejá tu comentario